A LITTLE BIT ABOUT SAN JUANITA'S TACOS

San Juanita's Tacos South Austin Menu

Tradición familiar, buena sazón y excelente atención, tres ingredientes para mantenerse durante 23 años ofreciendo los exquisitos tacos de San Juanita’s.

Con dos locaciones el restaurante ha mantenido su calidad y esto lo comprueba la propietaria Marina Moncada, porque varios de sus clientes desde esa época, aún son atendidos y hasta ahora ya son tres generaciones las que pasan de boca en boca la tradición.

“Aun vienen varios clientes que están conmigo desde que abrí el primer restaurante hace 23 años, los hijos de sus hijos y siguen llegando”, dice Marina. Quien se siente muy orgullosa de sus negocios. Si usted prueba por primera vez será dará cuenta que en San Juanita’s Tacos, el sabor te hace regresar.

¿Cómo empezó esta tradición del buen sabor de San Juanita’s Tacos?

Llegamos muy jóvenes a Texas mi esposo Francisco, mi hermano Maximi- no y yo, a buscarnos nuevos horizontes a este país. Siempre tuve en mente po- ner mi negocio de comida, porque esa tradición de la buena cocina y atención de restaurantes es desde mis abuelos y mis padres. Allá en México a esto nos dedicábamos. Empecé en un lugarcito muy pequeño, ubicado en la Stassney y la Congress, hacia el sur, que apenas daba para atender por la ventana, pero la clientela fue creciendo y yo llevaba los tacos al trabajo que tenía en ese enton- ces. Hasta que me independicé y esto ya no para de crecer. Siempre he tenido Fe en lo que hago y mis restaurantes.

¿Qué ha cambiado de esa época hasta ahora en usted?

Nada ha cambiado, sigo atendien- do mis negocios con el mismo amor y entusiasmo de antes. Acabamos de abrir esta otra locación y llego con la misma ilusión, como si recién empe- zara. Siempre corriendo de un lugar a otro, en la cocina, en las compras, cocinando, lavando los platos. Con mis hijos y mi esposo tenemos los mismo objetivos y sacando adelante la familia y los negocios.

¿A qué se debe el éxito y permanencia en el competido ne- gocio de la comida?

Se debe al amor y la pasión con que hacemos la comida. El ambien- te familiar de los restaurantes y ante todo, sabor y atención siempre pre- sentes. Son 23 años y seguimos con las mismas ganas. Este es un nego- cio familiar y los tres restaurantes los manejamos entre mis hijos y yo. El de New Braunfels lo maneja mi hijo Julián Moncada, desde que lo abrimos en el 2011. El principal lo maneja Sulma [su hija mayor] y el nuevo de la Airport Blvd., ahora lo estamos dirigiendo mi esposo Paco y Yo. Mis cinco hijos –Sulma, Paloma, Julián, Julieta y Zuriel– trabajan desde niños conmigo y mi esposo, ahora ya algunos de los nietos nos ayudan. A la buena atención se suma por supuesto un menú muy comple- to y la preparación de los platos. Hay detalles que son propios de nuestra cocina, como los son preparar los pedidos al momento de que pide el cliente. Ellos ven que todo es fresco y bien casero. Somos un negocio familiar y así seguiremos. Mantenernos y dar este buen servicio ha sido difícil, pero a la vez muy bonito verlos crecer, junto a toda mi familia. Otros de los puntos para sostener el servicio y la calidad, es que siempre he tenido los mismos proveedores de los productos.

¿Cómo define sus restaurantes en pocas palabras?

Son mi espacio, mi vida y mi pasión. Quiero tanto mis restaurantes, que los comparo como si tuviera otros tres hijos, y esto se transforma en calidad y buen sabor. Esto y todo lo anterior es lo que hace regresar a los clientes.